El espacio: la última frontera. Estos son los viajes del legado de la historia de «Star Trek», en una misión que durará años, dedicada a la exploración de mundos desconocidos, al descubrimiento de nuevas vidas y nuevas civilizaciones, hasta alcanzar lugares donde nadie ha podido llegar.

El mensaje de Star Trek ha llegado donde nadie más ha podido. Y es que desde su creación por Gene Roddenberry en 1960, Star Trek nos ha contado la historia de una nave interestelar que explora el espacio con una tripulación diversa, alejada del racismo, xenofobia, sexismo y homofobia. Ya que para Roddenberry, todos estos elementos negativos ya no existirían en el siglo XXIII, tiempo en que se basa la serie.

Star Trek Discovery es una historia que continúa el legado de la serie original. Es la primera serie Star Trek producida para televisión después de Star Trek: Enterprise en 2005. Discovery fue creada por Bryan Fuller (Hannibal; Pushing Daisies) y Alex Kurtzman para CBS All Access.

La serie transcurre diez años antes de las historias de la serie original de Star Trek, con la tripulación de la nave Enterprise (con Kirk, Spock, Dr. McCoy, etc.), y presenta la guerra declarada entre el Imperio Klingon y la Federación Unida de Planetas, donde la comandante de la nave U.S.S Shenzhou, Michael Burnham (Sonequa Martin-Green) se ve involucrada como centro del conflicto.

To boldy go… 

Michael es la protagonista de esta nueva serie de Star Trek, ella es la Primera Oficial de la nave espacial Shenzhou donde trabaja codo a codo con su capitana y mentora, Philippa Georgiou. La relación entre ambas funciona tanto como amigas y colegas, pero más como madre e hija.

Esto es importante porque Philippa cree en Michael y en sus capacidades. La capitana de la Shenzhou quiere que la chica que creció en Vulcano pueda liderar su propia tripulación. Georgiou es la inspiración de Michael Burnham, y tiene su viaje de redención.

Michael es la hermana adoptiva de Spock, criada por el embajador Sarek y Amanda Grayson, que termina en la Flota Estelar tras ser discriminada por diversos vulcanos. Vulcano muestra que su sociedad está fascinada por la sangre pura, y que apenas puede aceptar a los que son humanos. Ha pasado en todo Star Trek con Amanda y con Spock siendo mestizo.

Burnham tiene ese mismo conflicto, quiere ser lo más vulcana posible pero no puede. Reprime sus emociones a más no poder, y sin embargo cuando le sobrepasan no sabe como enfrentarlas. Su viaje es de autoconocimiento, de aceptar que sentir es algo completamente lógico y que hacerlo sólo la hará más fuerte.

Inteligente, disciplinada, y con mucha fuerza. Michael Burnham se ha convertido en uno de mis personajes favoritos.

Lo interesante de todo esto es que Michael es afrodescendiente, y Georgiou es asiática, pero esos detalles no son relevantes dentro del mismo universo porque es Star Trek. Y en Star Trek toda diversidad es apreciada y respetada, porque además por fin muestra una pareja homosexual en televisión -donde hay besos- entre Paul Stamets y Hugh Culber de la nave Discovery.

Todo esto demuestra que Star Trek de adelanta a, quizás, cualquier otro producto cultural de entretenimiento. Personajes femeninos no necesariamente blancos que tienen cargos importantes, y son tratados como personas, con sentimientos, conflictos, que toman decisiones e incluso arriesgan sus vidas. Existe también un personaje femenino con un cuerpo curvy, o quizás de una talla un poco más grande que la mayoría de los personajes que te muestran. Alguien ni delgado, ni gordo, pero que existe y que no tiene esa presión social de lucir diferente, como cuando le dijeron a Patrick Stewart que Jean Luc Picard sería calvo y que aquello en ese tiempo no sería tema de discusión.

Maravilloso.

Hay amistades entre personajes femeninos que se basan en el respeto, apoyo y no en la competencia. Además presentan relaciones LGBT mostradas de forma saludable y sin caer en los clásicos estereotipos. Acá cada personaje de la serie equivale por sí mismo, no por aquellas diferencias donde otros de forma torpe intentan definir a los personajes con sólo eso.

No es “la protagonista de color”, no es “el personaje gay”. Aquellas definiciones son cualidades tan sencillas como el color de pelo, la nacionalidad, o el tono de ojos, que no hacen nada más que agregar una característica natural. Donde esas diferencias no son símbolos ni de humillación, ni de aplauso ya que simplemente son.

A todo aquel que reclama contra la falta de diversidad, construcción de historias en otras series, les hago el llamado para que vayan a ver Star Trek Discovery.

Porque no sólo van a encontrarse con la dosis de diversidad necesaria, sino que además es completamente naturalizada. Hasta suena como una utopía, ya que nos demuestra que todo lo negativo se dejó atrás y como humanidad logramos avanzar para formar un lugar mejor.

También hay respeto por los aliens, y los robots. Excepto quizás los Klingons, enemigos de la Flota Estelar y donde se desencadena el conflicto. Michael Burnham se entromete en un conflicto con los Klingons que le cuesta su reputación en la nave Shenzhou, y que termina por trasladarla a la nave Discovery bajo el mando del capitán Gabriel Lorca.

Lorca es un personaje interesante pues no logras saber realmente sus intenciones, salvo realmente una: es un militar a cargo de una nave que se dedicaba solamente a las exploraciones científicas. Pero tiene los puntos bien claros: no se puede ganar contra los Klingons si no es parte de una guerra pese a que la Federación no lo desee. El fin justicia sus medios.  

Las discusiones que toma Discovery llevan a Star Trek a una posición más madura, porque se debate en cuál es la mejor decisión a elegir. Y además, es la historia anterior a la Star Trek que conocemos.

Se siente fresca, dinámica y un universo interesante. Y no agrego nada más salvo que vean Star Trek Discovery, no se van a arrepentir. Además, ¿no es bonito pensar que es 2017 y que puedes ver en emisión una nueva temporada de esta historia legendaria?