Artistas locales.

Del 1 al 3 de septiembre se realizó el encuentro Comicópolis en Buenos Aires, Argentina. Viajamos a cubrirlo por primera vez y la experiencia fue increíble. ¿Por qué?

¿Han pensado todas esas cositas pequeñas que extrañan/molestan en un evento pero que uno siempre recuerda? Bueno, todo esto acá estaba cubierto. De partida el espacio era enorme, con dos galpones para alojar por un lado a las tiendas, editoriales, exposiciones y espacio para firmas, mientras que otro alojaba el escenario principal, la zona de fanzines, otra expo sobre cosplay y espacios para ellos: cosplay help y escenografías para que se tomaran fotos increíbles.

El patio de comida estaba en un espacio abierto por lo que ¡ningún olor se mezclaba! (por qué siempre hay que luchar con esto en los eventos acá).

Y un punto que siempre extraño: apenas uno entraba estaba el stand de informaciones con muchas copias de un pequeño diario que incluía los invitados, todo el programa e incluso espacio para que te dibujara/firmara algún artista. A todo esto súmele una gigantografía con el mapa completo del recinto y enumerados claramente todos los espacios.

Incluso sin conocer a nadie, me recibieron increíble. Había una chica esperándome en la entrada para llevarme al encargado de prensa quien me hizo un breve resumen, que me recomendaba mirarlo todo primero y si necesitaba cualquier cosa que le avisara.

Espacios separados con los artistas nacionales no al final o en un rincón, justo en la entrada y en un lugar de paso obligado, afuera un escenario con micrófono, así no se interrumpía lo que ocurría dentro mientras los artistas explicaban su obra al público.

Todo sumamente ordenado, hecho con cariño y ni siquiera es un evento que cuesta una fortuna la entrada. Las entradas eran las siguientes:

  • Abono 3 días: 550 pesos argentinos ($17.459 al 8 enero 2018).
  • Por día: viernes 198 pesos argentinos ($6.289) y sábado/domingo 230 pesos arg ($7.305).

Lo que siempre he dicho: puedes hacer un evento pagado, puedes hacerte rico si quieres, pero dale la MEJOR EXPERIENCIA a la gente, que se vayan felices y que todo salga impecable.

De hecho creo que cada vez me incomoda más que mal acostumbremos al público con eventos gratuitos, muchas veces no aprecian el trabajo detrás y creo que hay que cobrar por ello, así como contar con fondos necesarios para ofrecer lo mejor sin tampoco depender exclusivamente de apoyos estatales.

Acá pueden disfrutar de una galería con algunas imágenes del evento mientras preparo otra nota con las charlas de Trina Robbins y la emoción de ese encuentro:

También pueden escuchar un audio de esta experiencia, con mis reacciones en vivo: