El feminismo no es quemar sostenes, no es odiar hombres o tratar de ser como ellos…

El feminismo es ser libre para decidir quién quiero ser y cómo deseo actuar. No es una vergüenza pedir respeto.