Y después critican a la Anita como si estuviera hablando de algo inexistente. Cabros please.