Comentario | El dejavu de Comic Con Chile

Una dice ‘ok, primer año, están aprendiendo a hacer las cosas’, y luego dices ‘bueno, la segunda puede ser otra oportunidad para analizar y probar’, pero cuando ya vas por tercera vez a un evento y te topas con exactamente los mismos problemas que has visto cada año es momento de decir SUFICIENTE.

Se acabaron las excusas, las cosas que se salían de tus manos, la mala suerte de que justo se te caiga un invitado o el motivo que sea, como diría Tío Ben: un gran poder conlleva una gran responsabilidad, y si cada año más y más personas confían en tu evento, se sienten atraídos por la idea de pasar un buen rato con los personajes que ven en las películas, en la televisión y con los que sus hij@s alucinan, tienes tal vez no el deber, pero sí la responsabilidad de darles lo mejor.

Este año Comic Con Chile sumó más stands pero el mismo espacio, por lo que lugares como Café Comics por ejemplo no contaban con mesas para poder consumir, y el único lugar de comida -si podemos llamarle así a Doggis- tenía con suerte ocho mesas, lo cual es problemático si pones a más de 20.000 personas en un recinto y las tienes dando vueltas por horas.

Y sí, nuevamente no había stand de informaciones ni una programación, la música a ratos no te dejaba conversar, nadie sabía muy bien qué hacer una vez que terminabas de revisar los puestos. Lo comentaba por twitter, ni aunque sea un evento enfocado al público masivo y no a un  nicho, necesitas ofrecer actividades aparte del material que ofrecen tus expositores, sino qué estás organizando. No  basta con sólo dar el espacio, menos si estás cobrando uno de los valores más altos a las editoriales y tiendas, además de la entrada más cara comparada con eventos similares.

Lo sé, sé que es probable que usted o su familia hayan pasado un buen rato de todas formas, pero eso como siempre digo, es por la buena actitud. Nadie va a un evento queriendo pasarla mal, todo vamos con la mejor onda, disfrutamos sacándonos fotos con los cosplays, porque diablos que hace harto del evento la gente que por puro amor va y se pone un traje para que luego usted sea feliz y se lleve una foto bonita a su casa.

No lo sé, insisto con el tema de la responsabilidad. Si uno quiere hacer un evento y ganar dinero hágalo, nadie dice que todos hagan las cosas por amor al arte, pero ¿por qué no ganar y al mismo tiempo hacer un evento de calidad? Sería lindo que dejaran de farrearse la oportunidad de tener a los medios masivos atentos, las familias apostando a tener un momento divertido y en cambio ofrecieran una experiencia inolvidable para tod@s.

FIC Santiago trajo invitados de lujo, ofreció charlas con creadores cada una hora, definió lanzamientos, y todo eso gratuitamente. La Crack Bang Boom en Rosario realiza actividades en múltiples sedes, proyecta películas, realiza revisión de portafolios, tiene un galpón exclusivo para fanzines y agrupaciones de fans. Así que no digamos que es imposible realizarlo en el fin del mundo, sólo hay que dejar un poco más los pies y ser un verdadero organizador, dejar de esperar que los demás te den las gracias por darles la oportunidad, si al final todos vamos a ganar algo y será mucho más valioso que unos pesos.

¿Si voy el próximo año? No lo sé, siempre he pensado que hablar de algo, aunque no sea positivo lo promueve igual, así que a no ser que vea una programación atractiva creo que el 2014 diré paso, ya tuve suficiente y mejor difundir y promover otras iniciativas que de verdad ofrezcan algo significativo.

Eventos | FIC Santiago y Comic Con Chile confirman a sus primeros invitados internacionales: Eduardo Risso, Phil Jiménez, Renato Guedes y más

Nos vamos acercando a las nuevas versiones de los eventos más importantes o masivos de Santiago y ya tenemos varios confirmados internacionales para la FIC Santiago y la Comic Con Chile.

Primero, FIC Santiago 2013, un evento que por segundo año promete seguir estar marcado por su línea concentrada en el Comic y que ya se anotó el invitado más destacado a mí parecer: Eduardo Risso, dibujante de la premiada serie de Vertigo “100 Balas” (si no lo ha leído corra y búsquela). Sin duda, uno de los grandes maestros en el uso de las sombras y las pausas de este arte.

Tuve la suerte de compartir con Risso en el 2011 para la Crack Bang Boom 2 y además participar de un taller de arte secuencial con él y de verdad es un artista increíble, no sólo por el gran sentido del humor y la buena onda que transmite sino porque es de verdad maravilloso escucharlo hablar de su trabajo -el cual maneja perfecto-, de las lecciones que ha aprendido en la industria y de haber estado mano a mano con reconocidos guionistas. Jamás olvidaré cuando le preguntaron qué se sentía trabajar con Alan Moore y él exclamó ‘QUIÉN ES ALAN MOORE, uno tiene que estar al servicio de la historia, no del guionista’. Lúcido.

FIC Santiago, que se realizará del 19 al 21 de abril en el área de diseño de la universidad Santo Tomas, sede San Joaquín (Estación de Metro San Joaquín), contará nuevamente con Renato Guedes quien arranca con la nueva serie de Constantine en marzo. A los dibujantes se suman Andrés Accorsi y Diego Paris de Argentina, destacados críticos y difusores del noveno arte.

Más info en el facebook oficial de FIC 2013 aquí.

Por otro lado, la Comic Con Chile, el evento más masivo de su tipo pero menos preciso, acaba de confirmar a Phil Jiménez y David López para mayo de este año.

Justice League por Phil Jiménez.

 

El evento se llevará a cabo del 20 al 26 de mayo, con actividades los tres primeros días -aún no sabemos qué será exactamente- para luego pasar a la ya conocida convención en Estación Mapocho a partir del 24. Puede encontrar más detalles en su sitio.

¿Cuál es su favorito?

Comic Con Chile: Impresiones del segundo día y comentario final (por @lacomiquera)

Se ha ido. Estuve el segundo día del evento -que es como un primero, ya que el viernes duró alrededor de cuatro horas- y tras eso decidí no ir a la tercera jornada.

¿Por qué? Como dije, la disposición de los stands está bien, las pantallas gigantes se agradecieron, la vibra general era increíble, ¿pero? El evento resultó más un paseo -aunque bueno- que una CON.

Al ir por segunda vez no era mucho lo que podía hacer, era difícil enterarse de cuándo estaban partiendo realmente las actividades y de hecho la única que logré escuchar/entender fue la de Alvaro Arce a quien ya había visto en la versión anterior. Así que la única opción era volver a pasearme por los locales dando algunos #comidatos para que pudiesen saber qué se podía comprar que valiera la pena.

Lo mejor, como suele pasar, resultaron ser las conversaciones. Un gran almuerzo con Alfredo Rodríguez (Siento y Miento, Lado B) y Miguel Ferrada (Mortis Eterno Retorno), así como el compartir con amig@s y gente del medio.

Eventos como estos suelen además sacar la “locura” y eso me gusta, es como si mucha gente estuviese todo el año sometida a los grises de los trajes, a trabajos aburridos y explotadores, a conversar de sus gustos en el espacio de la web y ahora al fin pueden sacarlo sin miedo, debatir sobre su Batman favorito, el mejor cosplay, la película que más esperan o lo que el otro debiese leer sí o sí.

Insisto con que lo valioso son las personas, ya sea quienes se ponen un traje de alguien que admiran, se instalan en una fila para una firma/dibujo, los que van a buscar una figura o un libro, o simplemente a acompañar a alguien que aman.

Y quienes manejan el evento parecen no darse cuenta, parecen no valorar ese entusiasmo, esas ansias, o más bien, se dan cuenta y la explotan, la aprovechan para su propio beneficio. Y no les criticaré eso, cada cual tiene su propia conciencia y no vendré a enjuiciar si lo que hacen está bien o mal, el tema es: ¿por qué usar el nombre de una COMIC CON en el camino? ¿Si se quiere traer a un actor, o tres, y dejar que el evento gire sólo en torno a ellos porque no crear ese espacio? ¿Por qué no hacer una Expo Twilight?

Me faltó compromiso real con el evento, me faltó programación. Sí, el paseo era buenisimo, la energía excitante, pero luego de un rato ¿qué hacías? Volver a dar otra vuelta. El domingo pasó eso, me levanté pensando que iría, vi el programa y no había nada que me motivara o me hiciera sentir que debía estar allá. ¿Una charla de algo que jamás había escuchado? ¿Un lanzamiento de un producto único y no visto? ¿Un artista al que al fin podría tener acceso? Nada.

El año pasado la consigna era, ‘ya, esto está bueno, hay errores pero es la primera, hay que esperar’. Quiero creer que es sólo la segunda, quiero creer que esto no se trata sólo de dinero, que hay algo más que sacar ganancias, sino un interés real por llegar a muchas personas con algo que las haga felices, que las sorprenda y que las enamore, pero al mismo tiempo que sea valioso, memorable, único.

Al menos en mi caso, eso no se ha dado. Ojalá que la tercera sea la vencida.

Comic Con Chile: Otra mirada a lo que fue el primer día (por @felk99)

Cuando el año pasado se anunció que la franquicia de la Comic-Con llegaría a Chile, el hype fue tremendo… por lo menos entre los que se enteraron. La verdad, fue un evento que no varió mucho de una feria de entretenimiento en donde los auspiciadores ponen stands millonarios para promocionar lo que sea que están promocionando en ese momento. Por ejemplo, el año pasado las películas de Green Lantern y X-Men: First Class tenían dos stands que ocupaban fácilmente 1/4 de la Estación Mapocho, sin mucho más que gráficas alusivas y un par de pantallas con los trailers que se repitieron en un loop infinito durante tres días. En lo personal, eso, los stands temáticos (como el de Dexter, por ejemplo) y el casi humillante espacio que le dieron a los artistas nacionales, fue lo que más me molestó de la versión pasada. Cosas que este año, mejoraron.

Vamos por partes.

La organización de la Comic-Con deja bastante que desear. Si bien es cierto el evento se levanta por sí solo cuando el público participa en los eventos que tienen lugar en el escenario, cada vez que hay algo que mostrar, las cosas suelen fallar. El año pasado nos pasó con los minutos exclusivos de Green Lantern que se iban a presentar el día de la inauguración, que no fueron exhibidos debido a que “el ancho de banda para bajar el material no dio” (?). Este año la sesión de fotos con los invitados estelares (Billy Dee Williams, Margot Kidder y Peter Facinelli) estuvo a punto de fracasar. En parte por las muchas fans de Twilight que estaban desesperadas y gritando en tonos muy agudos (además de, algunas, desmayándose) y en parte porque la organización no fue capaz de respetar el orden que se había anunciado en su programa oficial (en que iba a haber turnos para cada artista, y por ende, para cada fan). Se armó un caos que, al parecer, fue resuelto por el staff que acompañaba a los actores, y no por la productora, que ni siquiera estaba preparada para los desmayos, o contaban con megáfonos para que todos pudieran escuchar las indicaciones para poder sacarse las fotos. Afortunadamente con el tiempo (y las chicas Twilight saciando sus deseos de fotos vampíricas para darle paso a la más “experimentada” fanaticada de Star Wars y Superman) todo se ordenó y solucionó.

Por otra parte, tenemos los stands. Es inevitable que en un evento así no hayan stands de auspiciadores, pero como comentaba en el principio, mi mayor temor era que se repitiera lo del año pasado: stand inútiles. Sin embargo, esta vez está todo más ordenado, con pasillos más amplios (pensando en la cantidad de gente que llegará mañana y pasado) sectores mucho más ordenados y separados por temática; y lo que creo más importante en un evento de este tipo, más y mejores espacios para los artistas nacionales, editoriales y tiendas especializadas. Este año se redujeron las comunidades de fans, regresando algunas como las de X-Files (que se lucieron este año, échenle una mirada al “cuarto oscuro”), Star Trek, Star Wars, Dr. House (?) y otras haciendo su ingreso, como la de Steampunk, que me llamó mucho la atención y vale la pena dedicarle unos minutos del recorrido. Nota aparte merece Norm Greyfole, un artista internacional y de cierto peso que firma autógrafos y dibuja a Batman con paciencia a quienes se lo pidan.

Sobre lo que podemos encontrar, ya sea para divertirnos o comprar, destaco algunas cosas como las tiendas de cómics como la clásica Shazam y una ampliada Bazinga que este año tiene mucho más que ofrecer; el mega stand de Unlimited que tiene fardos y fardos de números atrasados de sus colecciones (una buena oportunidad de completar sagas o comprar muchos comics a buen precio) y otras editoriales más pequeñas como Mythica, Arcano IV o próceres como Juán Vázques. También los stands de los auspiciadores, que este año se esforzaron un poco más para crear cosas más entretenidas, como el de Avengers con estatuas 1:1 de Ironman, Thor y Capitán América, listas para sacarse fotos.

En relación a los invitados principales y las actividades relacionadas, aún no emitiré comentario: quiero ver en terreno si se cumplen las expectativas.

Creo que este año podremos disfrutar de un mejor evento, aunque a años luz de lo que uno con el nombre de Comic Con debería estar. Por lo menos se dio un paso con la distribución, los artistas nacionales y el hecho de que a pesar de tener a Avengers en cartelera y la nueva Dark Night acercándose, esta vez hay muchos más comics que otras cosas en exhibición (o merchandising relacionado a ello).

Claro que la prueba de fuego es hoy, en dónde comienzan los eventos, el público crece y la coordinación fina debería ser más acertiva.

Ahí estaremos.

Comic Con Chile: Impresiones generales sobre el primer día del evento (por @lacomiquera)

Primer día de la segunda versión de la Comic Con Chile. Primero decir que a diferencia del año pasado, la jornada partía a las cinco de la tarde, y el programa oficial sólo consideraba las fotos con los actores invitados (Peter Facinelli, Billy Dee Williams y Margot Kidder), además de un foro con Norman Breyfogle que nunca vi. Pero vamos por parte.

Al llegar, la entrada estaba repleta. Una fila enorme de gente, en su mayoría chicas de entre 15 y 25 años bajo la lluvia, esperando.

La verdad es que nunca he sentido esa euforia de fan (no es que me enorgullezca, me habría gustado volverme loca por alguien/algo). Amo los comics, pero jamás haría una fila bajo la lluvia por alguien, tal vez sólo por Neil Gaiman que es mi escritor favorito ever. Me desvío…

Las chicas comenzaron a presionar y entonces decidí entrar antes que se viniese el apocalipsis. La entrada este año mejoró bastante. El espacio de la Estación Mapocho se usó de manera mucho más apropiada, moviendo el escenario desde el medio hacia un lado, permitiendo una mejor circulación por los stands.

El flujo funcionaba, y se podía andar libremente por todos lados. Bueno, eso hasta que se abrieran las puertas…

Al entrar el batallón de muchachas quedó al descubierto la desorganización que ya va siendo una característica de este evento. ¿Dónde son las fotos? preguntaban y gritaban, y como siempre no había nadie para responder. Alguien con polera de la productora se apareció y dijo ‘en el escenario central’. De inmediato se armó una fila, mientras al lado mío –muy lejos del escenario- instalaban las típicas cuerdas que hay en los bancos para controlar. Los que seguían entrando fueron metiéndose ahí y las cientos de personas que se habían movido quedaron atrás, haciendo una fila que no tenía sentido.

¿Por qué cuento esto? Me parece que ejemplifica claramente el “estilo” de este evento: desorganizado, desinformado, casi improvisado en ciertas etapas, como si las cosas se dejaran a la suerte del momento. Me pregunto si no se requiere de contrataciones directas. Este año también se instauraron los voluntarios y se siente la diferencia, pero aún se nota que esto sigue dependiendo de sólo un par de personas sin delegar decisiones. Y esto es una CON, con marcas, stands, y un público que responde entusiasmado, por lo que corresponde ser responsable con tal ambiente.

Que hayan chicas desmayándose, que la seguridad no sea suficiente, que nadie entienda lo que se está diciendo no es posible en un evento de esta envergadura. Esto ya creció, la prensa está atenta, el público está respondiendo, la masividad está, y los únicos que no están actuando como corresponde son los organizadores de este evento.

¿En cuanto a los stands? Como dije, están mucho mejor distribuidos y la oferta es variada. Tiendas como Bazinga, Shazam, además de los números de Unlimited -tanto Bazinga como Unlimited tienen descuentos especiales por el evento- aunque lleven efectivo si no quieren pegarse al pique de vuelta al metro ya que casi ningún local tiene redcompra y no hay cajeros en el interior. También están editoriales como Arcano IV y Mythica, con productos nuevos como Lado B y Acceso (respectivamente). Los fans también están, aunque hay menos agrupaciones en relación a la versión anterior (no está Glee); me pareció especialmente interesante la propuesta de X Files (entren sí o sí al cuarto oscuro) y la gente de Steampunk.

Los dos invitados internacionales de comic, Norm Breyfogle y Ariel Olivetti, tenian también su espacio donde firmaban y hacían dibujos. Según el programa ayer tocaba también un foro con Norm, pero nunca supe algo sobre ello. No manejo tampoco qué pasó. Y espero que se aclare eso hoy. Y ese es otro tema: la desinformación.

¿Consejos? Lleve mucho efectivo, paciencia para hacer filas, y una buena dosis de paz y entusiasmo. Como suele pasar, lo mejor de este evento son las personas, la oportunidad de conversar sobre intereses similares, de hacer vínculos y de divertirse en esa mezcla y esa euforia. Y aproveche, aprovechen de compartir con los artistas invitados, de preguntar, de saber más, vayan hambrientos de información, de lectura y de mundos desconocidos.

CCC: Conversación con el artista Alfredo Rodríguez sobre la publicación de Siento y Miento

Sorpresivamente, porque no formaba parte del programal, pudimos conversar con Alfredo Rodríguez, el artista de Siento y Miento un increíble webcomic que ha pasado a ser publicado por Arcano IV y que tendrá su lanzamiento oficial el viernes 3 de junio en la Galería Plop.

Acá su percepción de ver su trabajo en papel y de la experiencia única asociada a este formato.

¿Cómo fue de pasar de webcomic al libro? ¿ Te lo planteaste en un principio?

Partió muy chico, en el fondo lo primero que pensé fue hacer un fanzine impreso con las tiras y después vi que amigos míos habían hecho ediciones chiquititas de poco tiraje del libro, entonces coticé eso. Tal vez no me conviene hacer un tiraje chico y hacer altiro 500 que es lo mínimo de imprenta. Y ahí es cuando hablé con Miguel Angel Ferrada, el editor de Arcano IV para ver si le interesaba. Y altiro se mostró interesado. Entonces planeamos cuál era la mejor fecha para lanzar el libro y tuve aproximadamente como dos meses para diagramarlo y diseñarlo todo.

¿Pero qué sientes verlo de la web a papel?

Hay gente que me ha preguntado cuál es la gracia del libro si están todas las tiras en internet, y yo creo que cuando uno toma el libro en sus manos se da cuenta ahí de la diferencia. En ese sentido creo que el libro tal vez se vuelve un elemento de nicho con todas las tecnologías nuevas, del Ipad, de todos los ereaders, etc. Pero no creo que desaparezca, la experiencia del papel y de sostener en tus manos un libro y de hojearlo siempre es una cuestión maravillosa.

Cuando yo planeé el libro pensaba que podía ser ultra caro, que a nadie le iba a interesar, etc etc. Pero el día que llegó la caja, lo abrí, lo tomé en mis manos y dije: ah demás que alguien le va a interesar tener esto, porque la experiencia de tener el libro en las manos es media indescriptible, es totalmente distinta a leerla en una pantalla de computador.

Me ha pasado que mucha gente me ha dicho: oh que pro, y no tiene nada más pro de lo que está en el computador, pero la experiencia es totalmente distinta. Entonces es super emocionante ver con tapa, con logo, encuadernado y hojeable las tiras que había subido todas las semanas.