El drama de la propia imagen reflejada que no reconoces.

Ayer me puse a leer la tremenda historia de Desert Bus, el peor videojuego jamás creado según The New Yorker, donde debes hacer el recorrido completo entre Tucson, Arizona y Las Vegas, Nevada, ocho horas en tiempo real, sin pausas, sin objetivo, sin misiones, sin personajes a la vista, sólo tus manos en un volante, el pavimento, un desierto desolado y el largo horizonte que se extenderá por largas ocho horas. Una de las maravillas de la creación de este videojuego que puede parecer sin sentido, es que sus creadores decidieron tomarlo con los años y volverlo un desafío: quién dura más tiempo pegado en el viaje. Pero no sólo eso, sino que lo hicieron parte de iniciativas benéficas donde la gente apuesta por el tiempo que durará, compite y dona dinero para un bien mayor. ¿Lindo no?

Entonces me puse a pensar en las vueltas que puede dar una creación, de como puede pasar de ser la peor idea ever en una de las mejores, o sólo pasar a ser valorada con el tiempo. Y no hablo sólo en términos monetarios; cuántas historias no hemos visto ya de personas que venden juegos, libros o comics que incluso teniendo errores se venden a precios exorbitantes para coleccionistas.

Recuerdo que cuando estaba chica una tía había llegado con un juego nuevo para la Nes, era la primera consola que había en la casa y sólo teníamos Super Mario Bros. El juego era Deja Vu. Nadie lo entendía y todos le alegamos a nuestra tía de cómo nos había traído un juego en inglés, que comenzaba con un tipo encerrado en un baño, con un montón de cosas y botones que nada tenían relación con la acción rápida de Mario.

Con el tiempo volví a jugarlo en un emulador para computador y resultó que era una maravilla. El protagonista era un boxeador retirado que trabajaba como detective privado pero que había perdido la memoria. Así, debías ayudarlo a rearmar no sólo su propia identidad sino las acciones que lo llevaron al presente, todo esto antes de perder absolutamente la noción de realidad. Cada habitación guardaba respuestas en los objetos pero sobre todo más preguntas sobre quién era este tipo, por qué no recordaba nada, cómo había llegado a ese baño, qué hacía alguien muerto en un cuarto más arriba, quién había robado el dinero, por qué no podías siquiera asomarte a una estación de policía sin que te tomaran preso.

Obviamente volví a intentarlo en la Nes y se convirtió en uno de mis juegos favoritos de la consola. Era simple point-and-click, pero con una historia cautivante, emocionante y que -como mis últimos favs- exigía más de ti que sólo destruir o avanzar. Además su música era increíble, ahora tal vez le suene a ringtone polifónico, pero si la escuchas se pegará a ti para siempre (más si lo juegas):

¿Tiene algún juego, comic o película con el que le haya pasado una experiencia similar? ¿Qué descartó cuando estaba más chic@ y luego se dio cuenta que era brillante?

  • Los videojuegos, como tales, son experiencias en mundos virtuales. Cualquier tipo de experiencia es agradable de ‘vivir’, sea real o -mejor aún- en un ambiente controlado y limitado. Probablemente la sensación de matar un alienigena invasor esté muy lejana a la realidad, pero los videojuegos nos permiten eso.
    Respecto al juego destacado como malo según The New Yorker, quizá no era malo ‘per se’, quizá era tan realista, la simulación tan amplia como la realidad misma. Una experiencia que ciertamente nos demuestra que la vida real algunas veces o en ciertas tareas puede ser absolutamente aburrida.

    Cuando era chico, los desafío de los juegos provocaban una frustración que terminaba por dejarlos. Con el tiempo, uno mejora habilidades personales, las cuales al retomar esos títulos olvidados, vuelca esa experiencia y se siente más preparado para enfrentar el desafío que anteriormente fue frustrante. La satisfacción de hacer esto, es agradable. Aunque suene conflictivo: “Es como encarar al niño que te hacía bullying cuando niño.”

    Hoy en día, los juegos ya no te hacen bullying, y siento que a pesar de toda su ‘parafernalia’, finalmente son tan domables, que si es que uno supera el aburrimiento de cada etapa y llega al final, no siente la satisfacción, como lo hacía en sus tiempos títulos como Megaman 2.
    Hablo de las excepciones de todos modos, hay muchos títulos buenos allá afuera, otros que a pesar de su simpleza, nos cuentan historias grandiosas.

    Concuerdo con La Comiquera. En un principio, podemos juzgar “el juego nuevo” por ser diferente, ser el “patito feo” de la colección, pero dándole el tiempo de ser digerido podemos descubrir buenas piezas de entretenimiento.
    Personalmente, tengo una lista grande de títulos que deseché por complejos en su época, que me gustaría retomar… ahora el problema que no tengo tiempo para jugarlos!

    • lacomiquera

      Creo que podríamos hablar en otro artículo sobre juegos “difíciles”, incluso mientras escribía recordé el Street Fighter 2010 para la NES que era peludísimo, costaba mucho mantenerse vivo y había que tener un gran control del movimiento del personaje así como de los disparos.
      ¿Cómo qué juegos desechaste y te gustaría retomar? Yo creo que el tiempo siempre está, el tema es que no nos hacemos el espacio ni la voluntad.

      • SuperMetroid
        No tuve super, y cuando me la conseguía, tenía que arrendar juegos en Blockbuster. Me borraban los save. :(

  • Tiare

    Cuando eramos chicas nos regalaron, a mi hermana y a mi, la NES que ya estaba usada xD con el Mario 3, el Mario 1 y el de los patos, cuando nos dimos vuelta esos juegos (debo decir que con la pistolita era seca) empezamos a joder a mis papás para que nos compraran otro juego, pero no nos pescaron, recurrimos a mi abuela, y ella nos compró un juego enfermo de fome!!! era de un casino, se llama Vegas Dream, venía en inglés y al principio no cachábamos na’ y teníamos que jugar igual para que mi abuela no se diera cuenta que la había embarrado (awww somos buenas nietas), igual me acuerdo que tenían la ruleta y el black jack, así que igual jugábamos, ahora recuerdo esa época con cariño :)

    Tiempo después mi abuela nos compró otro juego, esa vez la hizo de oro ¡¡¡Las Tortugas Ninjas!!! estábamos felices y cuando lo terminamos, lo cambié en el colegio por el Contra y ese jamás me lo di vuelta XD

    A todo esto ¿recuerdan el transformador gigante de la NES? para enchufarlo en la pared teníamos que hacer un alto con libros para que no se desconectara y aún así a veces se soltaba y hasta ahí no más llegábamos jajajajaja

    Saludos!

    Tiare

    • hahahah notable lo de la pila de libros para sujetar el transformador del NES.

      • Tiare

        y si lo enchufábamos en un alargador igual había que afirmar el transformador, si pesaba como un kilo!!! :)

    • lacomiquera

      Otro juego en inglés a edades imposibles, familias jajajaja Igual yo cuando chica, en el primer PC venía uno de ajedrez también en inglés, no sé cómo de alguna forma logré descifrar qué hacía cada pieza y el objetivo del juego, terminé aprendiendo Chess sin saber siquiera el idioma, tal vez les pasó lo mismo y aprendieron a jugar black jack y la ruleta, puede ser útil algún día (o quizás eso sólo sea útil cuando se es James Bond).

      El juego de las TN era lo máximo! Creo que lo arrendamos una vez, cuando aún se arrendaban las cosas que no podías tener. Y recuerdo el enchufe, era enorme y las patitas eran lo primero que moría. Gracias por compartir tus historias Tiare! (y seca).

      • Tiare

        una vez arrendamos un juego de las ardillitas Chip y Dale, pero de verdad que hasta el día de hoy me pena el Contra, se me hizo difícil

  • Avatar242

    nadie notó el dejo a Shadowgate?

    • lacomiquera

      Sí! Son de la misma serie Avatar, por eso Deja Vu te puede haber evocado Shadowgate. Buscando imágenes igual me enteré que quizás retomen estos juegos, lo cual sería increíble.

  • don_brutalli

    ¿Alguien jugó alguna vez algún Picross? Para un niño es una horripilancia, pero inténtenlo ahora. Es de esos puzzles enviciantes. Si hubiera existido internet habría sido como el Sudoku más o menos, pruebenlo ;)

    • lacomiquera

      Ohh, no lo recordaba, jugué el de Mario Pricoss una vez, fue como un golpe de nostalgia. Me hizo pensar igual que con eso se pueden hacer bordados igual e incluso figuritas en Minecraft!

  • nicolas bonati

    en septiembre voy a estados unidos y me tocara manejar desde Las Vegas a Arizona, ahora no lo encuentro tan emocionante :S

    • lacomiquera

      Oh, deberías ponerte a jugar Desert Bus entonces como práctica.

  • Cesar Silva

    en todo caso el new yorker esta mal, el peor juego de la historia es el “E.T. The Extra-terrestrial” de Atari… era tan malo que cuenta la leyenda que en el desierto de arizona existe un foso donde estan enterradas 8.000 copias de este juego que jamas se vendieron… al lado de E.T. “desert bus” es un paseo en auto (?)

  • That Guy

    Estuve pensando por días. Me costó un montón pensar en un juego que entrara dentro de esta clasificación que propones, pero no pude encontrar ninguno.. Y luego se me ocurrió uno que, con un poco de ayuda podría entrar.

    Es una reliquia del 92, basado en el clásico Spacewar!, en donde se lucha con naves espaciales en un campo 2d. La gracia es que se eligen equipos de naves (A la Pokémon) de un pool de 25 posibles, las cuales están divididas en El bando de la Humanidad (los buenos) y los Ur-Quan (los malos). Estoy hablando, por supuesto de Star Control 2: The Ur-Quan Masters

    PERO: Ese sólo era el método de batalla, el modo arcade por así decirlo. El modo principal era un juego de conquista galáctica que requería planificación y astucia para derrotar a los malvados Ur-Quan y su terrible plan de esclavización galáctica.

    La cosa es que yo amaba el modo de combate, pero mi joven cerebro (tenía 6 o 7 años) no podía agarrar bien los conceptos estratégicos y logísticos necesarios para salvar la galaxia.

    Hace un par de años lo descargué de nuevo y lo jugé… Y lo destrocé. It was awesome. Pruébenlo, si se atreven a desafiar el dominio de los Ur-Quan.

    Saludos!