Resultado de imagen para 13 reasons why book
La portada del libro.

Thirteen Reasons Why, ha sido la nueva serie revelación de Netflix dentro del público juvenil. Basada en la novela de Jay Asher cuenta la historia de Clay Jensen, un chico que recibe una caja de zapatos con casetes grabados por Hannah Baker, la chica de la que él estaba enamorado y se suicidó hace menos de una semana. Cada casete está dirigido a cada persona que influyó en la decisión de quitarse la vida.

Desde el estreno de la primera temporada de la serie, se ha discutido sobre temas como el suicidio, el bullying en las instituciones estudiantiles, la violencia de género, la presión social de ser extremadamente extrovertido y la ineficiencia de los adultos de otorgar ayuda a los jóvenes que la necesitan.

El primer capítulo de la serie, se muestra el casillero de Hannah con su fotografía rodeada de flores, notas de despedida por su suicidio mientras los profesores dan discursos hasta el cansancio sobre la prevención del suicidio y comienzan a preocuparse por la salud mental de sus alumnos. Así como también lo hacen sus padres al estar preguntando a cada momento sobre cómo se sienten sus hijos. Una medida parche, después del suicidio de una adolescente golpeada por una sociedad machista y poco solidaria. Acá no es el bullying lo que motiva a Hannah a suicidarse, es otra cosa.

Asumo que la mayoría ha visto la serie, o al menos ha estado más cercano a la experiencia del libro, por lo que hablaré de forma generales de los sucesos más que de las personas que motivan al suicidio de Hannah. Quiero hacer hincapié en que el lugar donde estudia es un lugar individualista, egoísta, heteronormado y patriarcal. Donde los adolescentes, los profesores y padres fomentan la cultura de la violación, la homofobia y el machismo. Sé qué es redundante lo que estoy escribiendo, pero así es.

La vida de Hannah en su instituto se complica cuando el chico popular que le gustaba, publica junto a sus amigos una foto de ella donde se le ve su ropa interior. Para luego continuar con el juicio moral machista, la cosificación de su cuerpo, los comentarios misóginos hacia ella, acoso sexual y hasta violación. Y frente a eso le acusan a ella de ser culpable de todo lo que le sucede, y no a las personas que le hicieron daño. Incluso ninguna mujer, amiga o compañera es capaz de ayudarla ni a otras chicas que sufren situaciones similares. Acá, los personajes operan no en torno al bullying, sino a un sistema patriarcal que nos hace atacar a a las mujeres y la comunidad LGTB.

Fue el patriarcado el culpable de que Hannah Baker quisiera suicidarse. No el bullying, pues este aisla a las personas, que se burlen de la gente por su cuerpo, que le golpeen sin motivo. El bullying o acoso escolar afecta a la gente principalmente más tímida. 13 Reasons Why no trata sobre esto, entiendo que desee dejar ese mensaje pero no es el punto principal de la serie. Si entendieron que todo esto se soluciona con ‘cuida más lo que dices a otros pues tus acciones les afectan’ o ‘se más amable’, no es suficiente.

Sí, quizás funcione. No trates mal a la gente. Ser amable con quienes interactúas debe aplicarse siempre no para prevenir un suicidio o trastornos del ánimo y mentales. Pero insisto que de eso no va el tema.

Hannah fue atacada principalmente por hombres (ya dije, que la cosificaron, acosaron, etc), y por mujeres que la culparon de ella y la llamaban puta. Nadie estuvo ahí para solidarizar con ella, nadie tuvo el valor de brindarle una mano o ejercer la ‘sororidad’ por parte de ningún otro personaje femenino u otro personaje. Tampoco recibió terapia ni ayuda psicológica, ni ella pensó en tomar otra acción. Hay veces en que muchos sentimos que estamos mal, que necesitamos ayuda cuando nuestro cuerpo y mente lo expresa al mundo en muchas señales. Sin embargo la tarea más compleja es tomar tú mismo esa decisión de ir por ayuda propia. Ayuda médica.

Por algo existe la psicología y la psiquiatría, y Hannah necesitaba eso para sanarse, perdonarse por toda su autoflagelación y reconstruirse. No necesitaba que Clay Jensen le dijera que la amaba, tampoco necesitaba que lo hiciera. Por mucho que estuviera con ella no iba a quitarle su depresión (no, queridxs lectores. Eso no siempre pasa). Insisto en que Hannah necesitaba de especialistas y de paso que sancionaran con dureza a los depredadores sexuales de su instituto.

A Hannah Baker la mató el patriarcado, así como atacó a Jessica Davis e hizo que el resto de los personajes se movieran en torno a este sistema. Que el autor o los productores de serie jamás lo hayan colocado de ese modo es otra cosa. Es industria de todos modos, y su campaña vía Netflix es para prevenir el suicido y disfrutar de tus años de escuela. No están planteando la discusión absoluta de prevenir todo tipo de violencia machista. Un asunto que nos sigue atacando día tras día en nuestra sociedad.

Aclaro también que la serie tiene escenas muy gráficas que al menos se me hicieron difíciles de ver, se te hace un nudo en la garganta. Esto no es Westworld o Game of Thrones, es diferente… no sabría como explicarlo.

Sí alguien quiere visitar otra review sobre 13 Reasons Why, puede leer la columna de Shaun David Hutchinson. Toca varios puntos interesantes con respecto a personajes y a la misma serie.

  • Álvaro Vera Cesped

    Exelente punto y lo comparto, personalmente me siento muy identificado con Clay siendo ese tipo de persona moralmente correcto pero que peca de idiota u inocente en mucho casos no siendo capaz de ver mas alla, hannah era conciente de su malestar incluso acude al consejero escolar por ayuda pero este mismo no era ni sicologo ni siquiatra no contaba con las herramientas para ayudarla realmente que es ll que ella queria y necesitaba , es fuerte la serie a dicerencia de otras porque no es ficcion pasa todos los dias en todo el mundo