En el mundo del fanatismo muchos hemos tenido una pareja favorita (o más de una) en ficción de la que disfrutamos hablar, leer historias, imaginar situaciones o dibujarlas. Probablemente esto pase en las generaciones de fans medianamente jóvenes, o quizás no tanto si es que nos ponemos a revisar los orígenes del shippeo nacidos en la serie Star Trek (1966).

Para quiénes desconocen de qué estoy escribiendo, les explico. La palabra ship viene de shipping y es cuando los fans imaginan una relación entre dos personajes principalmente romántica. De ahí provienen verbos inventados como ‘shippear’ y ‘shippeo’ pero en el fondo se refiere a eso: dejarse llevar por la fantasía y disfrutar sus interpretaciones.

La mayoría de estos ‘ships’ o parejas favoritas tienen dibujos e historias que se suben a redes sociales, antes eran fanzines, luego fueron blogs y ahora nos movemos entre sitios de fanfictions, Deviantart y Tumblr. Otro punto del shippeo es que a las parejas favoritas se les da un nombre en conjunto ya sea mezclando apellidos, apodos, nombres propios, etc. Gran parte de estos ships son de la comunidad LGBT donde gusta la idea que dos personajes del mismo sexo sean pareja pese a que la historia original (el famoso canon) no lo establezca así. Esto ocurre, no porque sea un capricho sino porque a veces es un deseo de cuestionar la heteronorma patriarcal o buscar una representatividad más explícita de la diversidad sexual y de género.

Además, el que no haya estado en los planes del creador armar una determinada pareja no deja de ser menos importante para los fans.

En ese último punto, el elenco de la serie Supergirl quedó en medio de la polémica debido a sus burlas con respecto a un ship entre dos mujeres no canon conformado por Kara Danvers ‘Supergirl’ y Lena Luthor (conocida como Supercorp por los fans), en una entrevista para MTV con Josh Horowitz durante la pasada SDCC.

Supergirl comenzó a acaparar un alto público LGBT durante su segunda temporada, tras incluir una pareja de mujeres conformada por Alex Danvers y Maggie Sawyer (conocido como Sanvers). Pero sin quererlo, su misma fanaticada comenzó a adorar la idea de que Kara Danvers, su protagonista, tuviese una novia y que fuese nada menos que su amiga Lena.

Lo que pasó en la entrevista de MTV para la SDCC fue horrible. Unos miembros del elenco de la serie junto a la protagonista se burlaron de los fans que shippean Supercorp, recalcando en una canción que sólo serían amigas y dejaran de insistir.

Para muchos será una simple broma, pero para otros no lo es. Puede gustarte o no el ship, puedes ser indiferente ante él, pero es molesto que alguien te diga que lo que te gusta lo que estás disfrutando mal. Es molesto cuando lo dice alguien que es tan fan como tú, pero se hace peor cuando el mismo producto te lo dice. Como fan molesta ver a algunos creadores, directores, guionistas y actores burlándose de ti al refregarte la verdad en la cara. ¡Sabemos que nuestro ship no será canon! Lo sabemos, no somos tontos. Sabemos que nunca serán oficiales porque la mayoría son ships LGBT, interraciales y otros que jamás estuvieron planeados.

Pero no es necesario ser cruel, si al final gracias a estos fans recibes dinero a diario y estabilizas tu carrera de creador. No es necesario burlarte y luego pedir disculpas, no es necesario que juegues al sucio queerbaiting, insertar personajes de color o más personajes femeninos para conseguir audiencia dentro de los ‘sectores minoritarios’ (como odio esa palabra) para después no darle la profundidad que corresponde. Muchos nos hemos agotado del tira y afloja. Porque ha pasado en Supergirl, en Sherlock, Riverdale, The 100, y taaaaaantos otros.

Y agotados de ese juego nos quedamos en nuestras redes, con nuestros dibujos y nuestras propias historias para quedar frente al mundo fanático normado como los locos. Así funciona. Y molesta.

Si se pregunta al elenco o a los actores que conforman un ship es porque de verdad se han dado situaciones donde han sido amables con sus fans, muchos lo aceptan con gracia y les agrada pese a que jamás lo imaginaron. Hay otros que hasta ayudan a alimentar al monstruo del shippeo, y otros que se unen al fandom y shippean en secreto. Los ha habido, y ha sido bonito.

Si se pregunta a los creadores sobre el ship, es porque de verdad se han dado situaciones en que se han respetado y admirado la imaginación de ver a otra pareja fuera de la que se pensó, o se han hecho canon como tal, así pasó por ejemplo con Bryan Fuller y la serie Hannibal en su tercera temporada.

En ese sentido hay que ser respetuoso, sólo dejar que cada fan viva y disfrute el ship que le guste sea oficial o no. Vive y deja vivir, como dicen por ahí. No es nada más simple que eso, porque no hay nada más tonto y estresante que una pelea de fandom por un ship.

Ahora, ¿esto indica que debe haber más parejas oficiales LGBT, interraciales e incluso heterosexuales con mejor tratamiento y sin toxicidad? SÍ.
¿Debe haber en los fandoms o en las historias ñoñas más populares? SÍ.
¿Y en las historias nuevas, originales, que están por venir? TAMBIÉN.